martes, 24 de marzo de 2015

Lunes 30 de Marzo en Palabras Urgentes: Eduardo Langagne

presenta este Lunes 30 de Marzo de 2015

en vivo a las 17:30 horas por



estará con nosotros el poeta

Eduardo Langagne






que nos presenta su poemario

Trenes

bajo el sello de 


 ha sido una gran pena que este amor se termine 
siempre es una pena 
aunque el amor pensando bien no se termina 
sólo acaba esa unidad provisional de la pareja 
que tuvo una historia paralela 
como las vías de un tren 
que corren hacia el tiempo 

Además de nuestras secciones de siempre:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes
Las escritoras y escritores tienen la palabra.

martes, 17 de marzo de 2015

Pterocles Arenarius presenta en "Cada quien su boca" de Palabras Urgentes (23 Marzo 2015)


PTEROCLES ARENARIUS


La niña de los besos

El día que la besé eran las tres de la mañana y quince minutos antes ella iba corriendo como una zorrita que persigue la jauría y no llevaba más ropa que calzones y zapatos.
Era como ver un ángel o bien, por qué no, un demonio. Corría con desesperación, pero nadie la perseguía, o al menos no era visible.
Yo iba caminando por la gran avenida Troncoso y ella quizá salió de entre los múltiples condominios de por ahí. La vi desde lejos, tenía muy buena condición física o estaba drogada porque corrió unos dos minutos a la máxima velocidad que daba su cuerpo delgado, blanco, hermoso.
Al principio era un punto blanco. Luego me dije es una vieja encuerada. Me detuve a mirar. Venía sobre la acera en que yo caminaba. Y además está buenísima, me dije. Pero desde unos cien metros me percibiría porque desvió su trayectoria para no ir hacia mí.
Me atravesé la avenida tratando de que su trayectoria coincidiera con mi posición. Empecé a ver con claridad como se sacudían sus pechos a cada paso de su carrera. Era un deleite verlos sacudirse. Nadie, nada la perseguía. Me atravesé en su camino. Por allá lejos pasó un carro. No se dio cuenta de que la belleza corría desnuda por la avenida Troncoso.
Cuando estaba a diez metros de mí ―que me fui centrando para que ella llegara hasta donde yo estaba―, habrá notado mi intención y gritó ¡aaaaaahhhhhh! como un kamikaze, colocó sus manitas al frente y se dirigió directamente contra mi pecho. Creo que intenté apartarme, me asustó el grito, la muchacha corría muy fuerte, pero entonces ella enfiló hacia mí.
El choque fue brutal. Me derribó y cayó encima de mí. Creo que me hizo volar pocos metros. Empezó a golpearme, arañarme, morderme. Dios santo.
Como pude me quité. Y traté de huir. Esperaba que llegaran los perseguidores o uno por lo menos. Nadie llegó.
Siguió golpeándome. Puñetazos, patadas, rasguñones. No supe qué hacer. Salvajes rasguños de gata, tarascadas de perra. Me protegí y le di la espalda. Se fue caminando. Vi sus bonitas nalgas dibujadas debajo del calzoncito, sus hombros estrechos respirando agitados. Vi uno de sus pechos pequeños desde atrás. Ella temblaba. Estaba desgreñada. Lloraba.
Estábamos en un estrecho camellón de la gran avenida.
―Qué pedo, manita… ―Se volvió.
―Hijos de su puta madre. ―Dijo al vacío.
Supuse que habrían intentado violarla. La madrearon, la encueraron, supuse. Pero es una perrita. Brava. Se les peló. Supuse. Se detuvo.
―Dame un cigarro. ―Lo encendió después de arrebatarme el cricket, agitada, resoplando, temblorosa.
Me quité la chamarra y se la puse cuando ella me miraba como se mira a un marciano.
―Hijos de perra ―dijo y metió las manos en las mangas de la chamarra―. Acompáñame, güey.
―¿A dónde vas?
―Aquí… Es aquí a dos calles.
Se me abrazó. Caminamos las dos calles abrazados. Fumando.
De pronto decía hijos de su puta madre.
―–¿Qué te pasó, amiguita?
―Hijos de su perra madre.
Entramos en uno de los condominios.
―Carnalita, te dejo en tu casa.
Me miró con sus ojos de loca detrás de los cabellos que le caían sobre el bonito rostro. Los rasguños me palpitaban, los madrazos eran como clavos en mi jeta.
―¿No quieres una chela? ¿Un toque? ―Me metió al departamento jalando. Cerró la puerta. Aventó mi chamarra por donde sea. Se fue encuerada y regresó en camisón y con dos cervezas. Me dio una, estaba fría. No había muebles, pero sí gran cantidad de objetos con clasificación próxima a la de basura. Se puso a forjar luego de poner la chela sobre un bote de pintura. El cigarro estuvo listo muy pronto y le dio unas fumadas de prolongación sorprendente e intensidad amorosa.
―Jálale.
Fumé. Era buena mota.
Le devolví el cigarro y me abrazó.
Se puso a darme unos besos inolvidables. Largos. Pausados. Tiernos. Lentos. Era como si me ensalivara el completo rostro. Fumaba mariguana y me pasaba el humo en los besos.
Amor mío.
―Pásame el humo ―dijo. Le jalé al cigarro de mota y ella me dio el beso más rabioso, el más violento de mi vida. Me quería sacar las anginas para llevarse el humo, me quería comer como si fuera yo la mota personificada. Me inclinaba para alcanzarla, se estiraba para sentirme. Mis brazos fueron a su cintura, los suyos sobre mi cuello. Repetimos el beso mariguano en la más enloquecida y deliciosa tanda de besos hasta que se acabó el cigarro. Y seguimos besándonos.
Me agarró descuidado y abrió la bragueta. Sacó mi verga. Se hincó y se puso a besarla. Luego se la metió en la boca. E hizo cosas divinas.
De pronto se puso de pie.
―¿Eso era lo que querías verdad, cabrón?
―Chiquita preciosa, ¿cómo te llamas, mi amor?
Se fue al fondo del cuarto y trajo un bote de pintura en espray de la que usan los grafiteros. Me roció el pecho, los hombros, el cuello, la cabeza y la verga parada, entre el insoportable olor a solvente químico actuaba minuciosa, como haciendo un trabajo especializado. Sólo dije sin demasiada convicción “No, espérame, no me pintes”.
Sonrió como demonio mientras apartaba el chorro de espray. Lo encendió con la flama del cricket.
Cuando dirigía la bocanada de fuego hacia mí salí corriendo. Tenía los pantalones hasta el suelo. En la desesperación no supe cómo me los quité.
Dos minutos después yo corría por Troncoso desesperadamente a las tres y media de la mañana. Nada más es posible hacer en tales condiciones.
Una patrulla me dijo por su altavoz “deténgase, hombre desnudo que corre, deténgase…”.
Me detuve. Estaba temblando, jadeando, los rasguños no dejaban de palpitar, los putazos como clavos en la jeta; el cuello, el pecho, el bajo vientre, el calzón pintados de verde y los besos amargamente dulces, violentamente tiernos, dolorosamente suaves, la saliva con dulce sabor de mariguana continuaban en mis labios. No tenía sensaciones en el pene. Sino en los labios, los besos.
―Estás madreado, estás revolcado, estás encuerado, estás pintado de verde, ¿estás drogado? ―diagnosticó el policía.
La luz de su lámpara en los ojos no me dejaba ver.




Segundo fragmento. De la novela Demoníaca (Historia de una maldita perra)


Y el oficio
Capítulo V
Y eso me ha dado para vivir como Dios manda (ay, por culpa de los señores del circuito cada vez tengo más a Dios en la boca) y, bueno, también me he dado unas divertidas... Y es maravilloso porque si yo me divierto ellos se divierten y su diversión es algo que aprecian tanto los inocentes que me lo pagan a precio de oro. Y es que, ay pobrecitos, tienen que ocultar que les gusta lo que les gusta; el sexo con hombres (y es que además se acostumbran desde el seminario) o lo que les guste. Madre de Dios, tienen que vivir ocultando que les gusta hacer sexo como bestias, o sea, lo que hace cualquier perdulariosin ocultarse ellos tienen que esconderlo y por eso mismo lo desean con desesperación y por eso mismo tienen tantas fantasías y tantas manías y tantas enfermedades mentales y tanta hambre de sexo y tanto dinero que pagarme para que les haga lo que les gusta y me hagan lo que me gusta... Ay pobres inocentes. Pero bendita sea su institución, porque los ha trabajado años y años con tanta prohibición que terminan con unos deseos de animal hambreado, pero no deseos normales como los de cualquier carpintero caliente, sino deseos de cosas retorcidas... eso es lo que hace que mis servicios sean tan caros. Y es que mil veces mejor que den y reciban miembro conmigo, una puta que les da gusto en todo aunque sea cara y les haga sufrir el bolsillo, antes que se vayan a meter en un lío por tirarse a un niño, como han caído tantos. Si no fuera por ellos, por tanta prohibición que sufren, por tanto retorcimiento que se inventan, por tanta hambre que tienen, por tanto dinero que ganan, mi vida sería mucho más triste sin diversiones ni dinero. Sí, el circuito púrpura es una mina de oro.


El goce supremo de un placer sólo
llega cuando éste es prohibido
Capítulo seis
Pues un día un pinche viejito de estos del circuito me hizo que fuera vestida de hombre; déjame decirte que desde antes que me pusieran mis pechitos jamás me volví a vestir de hombre. Jamás de los jamases. Me acostumbré tanto al bra que ya no me siento agusto si no lo traigo y es que además uso unos sostenes primorosos, finísimos. Es lo menos que puedo hacer, porque mis chichitas me costaron muy caras. Entonces era rarísimo, imagínate, una vestidavestida de hombre. Te juro que me sentía una perversa. Ay no, una cosa muy rara, me sentía una puta disfrazada de puto, o una lesbiana actuando como joto, un lesbiano, pues; sentía una desubicación como en mis viejos tiempos de niño joto extraviado en el mundo; bueno, no tanto, porque para ese entonces del encuentro con el viejito cabrón, yo ya estaba más corrida que una yegua de hipódromo, más bien me di cuenta que era una perversión así como que muy refinada. Llegué a su oficina y me pasaron con él. Lo voy a llamar el señor M., porque no quiero que nadie se entere de lo que le gusta, ya ves cómo es la gente. El señor M. me sentó en un pupitre te lo juro, recorrió una cortinilla y en un pizarrón que estaba atrás empezó a explicarme cosas muy raras, como de Dios, pero no exactamente, ay no, cosas muy serias. Me dio una libreta y una pluma y me dijo “puedes anotar lo que te vaya explicando”. Yo obedecí. De pronto empezó a pasearse sin dejar de hablar, se paró junto a mí y después de un rato, muy tímido, muy como culpígeno, me puso la mano en el hombro. Te juro que temblaba el pobre hombre. Bajó la mano y me agarró un seno y empezó a respirar como si se ahogara, se volteó para otro lado y me acariciaba las tetas y no dejaba de temblar. Cosa más rara, una mano temblando sobre tus pechos. Luego, como si estuviera sonámbulo, fuera de sí, me bajó los pantalones y me masturbó. Parecía un loco. Cuando me vine en su mano se alejó de mí y examinó el semen, maravillado, lo olió, lo probó con la lengua, escasa y muy discretamente; se lavó la mano enfrente de mí. Me dijo sin mirarme, con la vista fija en el pizarrón “A mí me gusta que me chupen la verga” y tengo la imagen de que se puso, no colorado, sino violáceo, morado de la vergüenza; estaba terriblemente perturbado. Y sin decir más se fue hacia su escritorio y empezó a dictarme cosas y cosas que yo no entendía, hablando muy rápido, como si se hubiera metido una línea de cocaína, recuerdo que insistía en dos palabras, lo contingente y lo trascendente, ah cómo chingaba con ellas. Me senté en mi pupitre y después de unos diez minutos de hablar, en un momento, dijo “Cuando quieras” y siguió hablando de lo trascendente y de lo contingente ahí sentado. Estuve a punto de no entender, pero “cuando quieras” significaba que ya. Que ya quería su mamadita. Él siguió dictando su cátedra y me fui gateandocomo perra hasta meterme debajo de su escritorio. Él simulaba no verme. Le abrí la bragueta y él no dejaba de hablar de la divinidad, o lo trascendente, le saqué la verga y él seguía argumentando contra la contingencia del mundo material; sólo hasta que se excitó dejó de hablar y se puso a llorar, lloraba a moco tendido mientras yo le chupaba la verga; le pegué una mamada que por poco y se derrumba. La tragaba completa y el sollozaba, ¿de placer, de culpa, de ambas cosas?Se vino lenta,atemperadamente, entre espasmos y ronquidos adentro de mi boca Cuando salí de abajo del escritorio estaba exhausto recargado sobre la madera, jadeando y no paraba de llorar de felicidad.
Dios te bendiga, hijito mío, esto me hace pensar que lo trascendente y lo contingente se confunden, no sabes cuánto bien me haces... No tienes idea de... me dijo, pero le contesté:
Señoría, me llamo Sonia...
Bueno, bueno, pero eres hombre...
Su señoría, si me llamo Sonia es porque soy una muchacha. Él fue el que me llamó El macho muchacha.
¿¡Una muchacha!? ¿Me juras que te sientes muchacha?
Me siento muchacha porque lo soy. Que Dios se haya equivocado y me haya hecho nacer con verga de macho no es mi culpa, su señoría.
Bueno, un muchacha, una macho; el macho muchacha; ahorita no voy a discutir. Dios te bendiga seas lo que seas hijita o hijito mío.
Ay Señoría, soy-una-chica... pero bueno, yo tampoco quiero discutir...
Ah porque en el asunto de las ideas son muy tercos. No vale la pena alegar con ellos. Total para qué alegas si ya te los cogiste y te cogieron. Lo importante en ese momento es que te paguen.






























Tercer fragmento. Novela: Una muerte inmejorable

Mi ciudad era muy divertida, hacía tiempo que no lo notaba. El constante desconcierto y las preguntas de Laura, a veces bobas y a veces muy inteligentes, me hicieron pensar que, en efecto, esta ciudad debe ser un gran desconcierto para quien viene de un lugar plano, con calles rectas, paralelas y perpendiculares, sin mayores sorpresas.

—¿Quieres una cerveza?
—Bueno.

Ella estaba encantada. Preguntaba que a quién se le había ocurrido hacer una ciudad tan desmadrosa, irregular, retorcida e inesperada. Tuveen mente que podría ser peligroso deambular a esas horas por semejantes barriales, pero ¿qué era lo peor que podría ocurrirme? Nada que no fuera lo que ya tenía vislumbrado y que era inevitable. Muchomejor era lo que estaba viviendo. Muchomejor que pensar, mejor que cualquier cosa, disfrutar el momento y la deliciosa compañía.Nos metimos en un bar en Dos Ríos, después de las calles chuecas y oscuras. Pedimos cervezas y ella quiso que le contara mi vida. ¿Qué contarle? Lo acaso interesante eran los momentos inmediatos. Yo lepregunté cómo llegó a ser actriz y se desató hablando de su infancia, de un padre que la adoraba y que, sin saberlo con mucha certeza, la había hecho actriz desde que era una criatura.
Una victrola de antigualla tocaba los éxitos del momento: la peor música del mundo.De pronto me dijo: Vamos a bailar. Cómo quieres que baile, si en mi puta vida no lo he hecho, pensé, y le dije que prefería seguir sentado, cuando ella ya estaba de pie y había empezado a mover el trasero. Había tres o cuatro mujeres de inconfundible catadura y unos diez hombres diseminados por las mesas. No faltó un malparido que se puso frente a ella a bailar, a sonreírle con su gesto de briago y ojos de lujuria animal. Terminó la poética interpretación y la señorita se fue con el borracho a la sinfonola, a escoger música bailable. Como perros tras la perra en celo se fueron por ella, al menos cinco ebrios estaban dispuestos a complacerla hasta las últimas consecuencias, en el más extravagante capricho musical que les hubiera indicado la hermosa.
En pocos minutos tenía a seis cabrones retorciéndose estúpidamente a su alrededor. Mientras más furor causaba entre semejantes perdularios, más parecía gozar. Pensé que estaba demasiado borrachay me sentí furioso, porque ella, contoneándose, se acercaba a uno y a otro; bailando parecía ofrecerles sus preciosas nalgas, y los estúpidos alargaban las manos para tocárselas, pero ella se retiraba sonriendo para ir con otro. Exceptuando al cantinero y al único mesero, el resto de los parroquianos estaban ya sea bailando con ella, o bien a su alrededor, mirándola.Los hombres hambrientos y las mujeres con sorna, con odio.
Así, vestida, era cien veces, mil veces menos hermosa que desnuda; era una muchachita casi insignificante, bonita, cierto, pero víctima propiciatoria para una violación a manos de cualquiera de esos borrachines. ¿Qué putas mierdas hago yo aquí?, me pregunté. Pedí otra cerveza. Uno de los cerdos la abrazó para bailar. Laura lo permitió y el muy marrano trató de repegársela. Ella, sonriendo, se apartó y se fue a los brazos de otro que, más listo, no la apretó, pero le colocó la mano casi en la nalga. Y esta cabrona lo permitió un momento eterno y luego escogió a otro borracho. Todos eran chaparros, regordetes y más o menos prietos, contrahechos. Aún tenía el control sobre ellos, pero me di cuenta que no por mucho tiempo. Estuve seguro que en cualquier momento se atreverían a mucho más que tocarle las nalgas con disimulo. Creí que de su belleza sublime ya quedaba poco. Fui hasta ella.

—Ya me voy.

Soltó al incróspido en turno y me agarró.

—Baila conmigo.

Me echó los brazos al cuello mientras se movía ondulante. Dudé, pero estaba demasiado furioso. Me quité sus brazos y di media vuelta. Se quedó inmóvil, desconcertada, alzó los hombros como diciendo: Allá tú, y siguió bailando. Pronto la agarró otro beodo. Fui a la barra y pagué tres chelas. Me encaminé a la salida. Di dos pasos en la calle y oí que gritaba: No, déjenme. Tranquilino, espérame. Di otros cuatro pasos y los ruidos se volvieron alarmantes. Me detuve. Volvió a gritar: Déjenme, ya me voy. Había oído arrastrar de mesas, luego el derrumbar quizá de una silla y el quebrar de vidrios. Regresé. Vi que se jaloneaba de un borracho empeñado en abrazarla y otro la detenía de un brazo. En ese momento la chiquilla bonita, la belleza de prodigio no existía; veía una muchacha patética, flaca, en el desamparo, maltratada, manoseada y asustada.
Llegué hasta el lugar, había una mesa patas arriba.Tomé la primera botella a la mano y la estrellé en la cabeza del que la abrazaba; saltaron vidrios y cerveza en todas direcciones, la sangre me salpicó hasta la cara. Él la soltó y me miró desfalleciendo. Le di un formidable aventón y cayó por allá, lejos, entre un estrépito de vidrios y gritos. Aventé al otro que la detenía del brazo y casi se caen los dos. Ella trastabilló, pero la jalé de un brazo y la llevaba hacia la salida, sujeta con firmeza de la mano.Entonces me salió un cabrón chaparro, prieto, chamarrudo, cabezón y malencarado.

—¿A dónde vas, cabrón?—dijo mientras sacaba algo del cinto. Me puso la pistola a treinta centímetros del pecho. Me detuve, lo miré a los ojos.
—Tírale, hijo de tu puta madre. —Cortó cartucho. Era un buen momento para evitar la larga agonía de meses que me esperaba—. Tírale, hijo de tu puta madre.
—Sí te voy a matar, cabrón. O lárgate y déjanos aquí a la puta.
—Te faltan güevos, hijo de perra. La putita viene conmigo y conmigo se va. Y si le vas a tirar, tírale, pendejo, porque si tú no me matas yo sí te voy a matar, cabrón.

Es tal lo que debe responder un hombre de verdad, un mexicano muy macho, peronolo hacía por eso, no sabía por qué; además, era indudable que no iba a disparar, porque lo hubiera hecho sin amenazarme. Una de las chicas que miraban se abalanzó como suicida, le agarró la pistola como si la vida en peligro fuera la de ella.Forcejeó furiosamente, le mordió la mano y le quitó la pistola. Laura se había colocado a mi espalda y lloraba aterrada. Se hizo un griterío salvaje. La briaga, costosa como es siempre, la perdieron varios borrachos. La mujer que arrebatara el arma se fue a la barra. Otra se puso a gritarme en la cara:¿Por qué tienen que traer aquí a putas que no cobran y que ni necesidad tienen? ¡Váyanse de aquí! Otros borrachos agarraron al que nos había amenazado. Avancé con Laura de la mano hacia la salida. La mujer que tenía el arma estaba detrás del cantinero,guardándola, con actitud como amorosa, contra su pecho. Me puse frente a ellos y les dije: Perdónenme. Ya nos vamos.La mujer puso el arma en un entrepaño de la barra.

—Ya váyase, señor. Aquí no queremos que vaya a pasar algo que no sirva.
—Perdóneme, señora—me acerqué a ella, me incliné tomándole una mano y se la besé. Vi la pistola, la agarré y, como en un mundo irreal, sin que nadie se me opusiera, fui hacia el chaparro-prieto-chamarrudo que me encañonara. A dos metros de él, sin que supiera qué pasaba, jalé el gatillo para matarlo.

Nunca había oído un balazo. Disparé cuatro, cinco o seis veces. Se hizo un increíble vacío frente a mí. Se derrumbaron mesas, sillas, botellas; el ruido de vidrios rotos, mesas azotándose, cuerpos golpeándose contra suelo y paredes; hombres y mujeres gritando.Era increíble. Era el infierno. El borracho recibió un balazo. Creí haberle dado en la cara. Cayó y se fue arrastrando con una agilidad de desesperación, casireptiliana. Seguí jalando el gatillo hasta que ya no sonaban los ruidos secos, breves, ensordecedores, ni me rebotaba la mano a cada explosión. Aventé la pistola y rompí una ventana. Salí con Laura, que estaba fuera de sí, la agarré y ella corría, cayéndose por los jalones de mi mano. Caminamos un rato así. Mi mano se aferraba a su muñeca. Ella sollozaba. Me detuve. La encaré.

—¡Cállate!
—Sí. Sí. Ya. Ya. —Y seguía llorando sin control—. Lo mataste. Lo mataste.
—Era un hijo de mala perra. Vámonos.

De pronto tuve consciencia de que no era yo el que había hecho aquello: uno o dos asesinatos, arriesgar la vida con tal violencia, maltratar a una mujer que poco antes me perturbara hasta el delirio. Sin embargo, nada me parecía extraordinario. Muy pronto llegamos a la delegación de policía, a trescientos metros de Dos Ríos. Me metí con ella.

—¿A dónde vamos?

No le respondí. Llegué hasta donde un hombre somnoliento jugueteaba con pereza a las cartas, ante la pantalla de una computadora. Le hablé con tranquila energía.

—Buenas noches, señor. Me llamo Tranquilino Vallehermosoy acabo de matar a un borracho.

El sujeto se quedó paralizado, mirándome veinte eternos segundos;de pronto reaccionó y se puso de pie como si lo hubieran abofeteado. Llamó a policías, hizo traer al Ministerio Público, marcó un teléfono, llamó por radio. Laura, en cuanto terminé de hablar, gritó: ¡No! ¿Por qué! Y se abrazó de mí con desesperación, convulsionando su cuerpo por los sollozos.

—Vamos a ver, señor, ¿cómo dice que se llama? Dígame con calma, ¿dice usted que asesinó a una persona?
—Sí, señor, maté a un individuo.
—A ver, vamos con calma: dónde y cuándo.

—En la cantina El Jarrito, hace diez minutos, a medio kilómetro de aquí, en Dos Ríos.

Lunes 23 de Marzo en Palabras Urgentes: Pterocles Arenariuis

presenta este Lunes 23 de Marzo de 2015

en vivo a las 17:30 horas por



estará con nosotros el escritor

Pterocles Arenarius





que nos presenta su novela

Historia de una maldita perra

El día que la besé eran las tres de la mañana y quince minutos antes ella iba corriendo como una zorrita que persigue la jauría y no llevaba más ropa que calzones y zapatos...

Además de nuestras secciones de siempre:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes
Las escritoras y escritores tienen la palabra.

Una producción de Código CDMX.

lunes, 16 de marzo de 2015

Muzy Eguiza presenta en "Cada quien su boca" de Palabras Urgentes (16 de Marzo 2015)




MUZY EGUIZA

TOY2R
Cabeza

Soy tu rostro lo que ves, lo que ocultas tras la sombra y el labial sabor frambuesa. Soy quien ha intentado mil veces volar en sueños como una hada.
Yo, que he perdido la cuenta de cuantos demonios he visto desde que nací a quienes no temo aunque me veas llorar pues ahora descubro que mi rostro húmedo me convierte en una heroína que por las noches deambula por la merced, cubriendo de un halo protector a las niñas de quince años a quienes ensucian depredadores de cal y caviar de mal aliento, venidos de un inframundo. Ahora sus cuerpos repelen el mal y los llevo a soñar frente al mar, el mar que  tanto extraño Miguel.

TOY2R
orejas
¿Acaso amarás mi espalda llena de relieves, de curvas, de cicatrices, que curo con ungüentos y pócimas secretas? ¿Amarás cada pliegue, cada línea, mi tatuaje, lo cobrizo de mi piel?

El clima determina cada instante donde habremos de perdernos antes de que reaccione e intente huir. Déjame besar tu nariz, te digo que ayer extravié mi mano en la cuenca de tu mano tan grande y ella tan pequeña.

A veces desearía bañarme por dentro, dejar que el agua cristalina resbale en mis pulmones y le quite lo gris de tu cigarro, poder tomar mi hígado, mis riñones y darles una buena zacateada, desdoblarme y limpiar cada músculo, los centímetros y centímetros de piel, vaciar mi estómago, tirar todo lo que me lastima y por último dejar mi cerebro y mi corazón tal cual, con su polvo y sus heridas, sus golpes y su información, tan solo sentir el agua tibia dentro de mí y después comprarme un vestido rojo y salir conmigo.


TOY2R
Torso
Son tus ojos de niño que duerme, que sueña, que cuentan sus cuentos de colores
multiformes en mi cuerpo. Son mis ojos perdidos que entre sueños dan discursos entre
torres y cruceros tintas y lienzos que dan forma a mi línea y me dejan volar.
Ser una historia iluminada donde invitas a mi lápiz tinta negra a reescribir una y otra vez mi
discurso agotado, agobiado, urgente de espejo de reflejo, de un ser que quisiera 
interpretar una canción.



Pánico nocturno
Y me levanté de noche
esperando que el mismo grito se presentara como la noche anterior.
Té de mi
Me bebo a veces, solo a veces
de vez en cuando me pongo en
agua tibia y me bebo.

A veces a sorbos, a veces solo
mojo los labios con mi infusión.

A veces me dejo remojando un
par de horas en el refrigerador
me bebo de un trago y mi corazón
se congela.

Me bebo cuando llueve; me
humedezco con la lluvia y adquiero
un sabor melancólico con una ligera
nota a sal.

A veces tengo tanta sed de mi
que siento que me seco y entonces
me humedezco con agua de jengibre y miel
y me bebo de noche y me bebo de día
y me bebo en la taza   esa con flores púrpura
y mi té de mí tiene tono a canela y te invito
de mí y me bebo de mí.

No te recuerdo 
¿cuándo fue? 
Si te digo que me voy al fin del mundo en la noche 
cuando quizá el destino nos quiere ver juntos 
entonces, con todo; necesito huir. 
Venir, irme, regresar, tomarte, escapar y olvidar.
Al final del día volare tan lejos como pueda
como me lo permitan las termitas que han roído desde el pasado mis sueños
y así, si la mente me deja no pasarte por alto
eventualmente aparecerán como pequeños suspiros 
lo que dejes en mi cama y antes de dormir con mi vida
no seré la única persona que te hubiera amado
seré la que no olvides de tu lista 
y antes de relegar este momento 
me quedo sin aire. Y lo que respiro de los dos, será para tu bien lo que omita mi memoria. 



TAQUICARDIA
Si mi corazón se detiene
solo quedan arterias alteradas
y me aferro a la parte sensible de él.

Mi cuerpo casi cerca de la inmovilidad
avanza lento hacia el centro
y sigo buscando el interruptor
quiero desconectarme de este tiempo. 

Mi cuerpo y el tuyo siguen juntos por mera inercia
quizá el miedo a este mundo nos haga llegar más pronto al final
promete que me amaras en ese otro sitio 

Y al final del día si mi cuerpo sigue usando los disfraces del mundo
cuando llegue a casa me desnudaré y me asomaré a la terraza
esperando tener el valor de volar sobre esta ciudad fría y sin razón alguna
decida tatuarme tu nombre dejando a un lado el vuelo y volver a iniciar.





Oración matutina al Universo

Universo gracias doy por despertar, te pido hoy como cada día me retes, me provoques, me  inspires me hagas sentir por milésima vez que no te intereso, que no
existo, que no importa como te pida seguirás ignorándome.
Dame la oportunidad de ofender tu mandato, amar hasta el hartazgo, ser mejor
que tus elegidos y no temer caer y levantarme con tal agilidad que decidas voltear y abofetearme reclamando tu inspirado mandato y que redima ante ti, por que
cada instante te veo y te amo con tal vehemencia que deseo sin pudor alguno
seguir siendo tu amante fiel y que la causal de tu distracción sea ver como
revoloteo y me rio de ti en tu presencia y te sigo respetando como mi mayor
maestro. Universo gracias doy por dormir sola o acompañada pero siempre bajo
mi decisión y no por la tuya, por rendirme por días donde el llanto y el ayuno solo
es mi remedio casero y no tu prescripción voluntariosas de dolor barato.
Universo gracias por que ayer volviste a patearme el trasero con la misma formula que dominan tus adorados humanos y por que hoy tengo esa sensación de vértigo y vacío por permitirle a mi terapeuta abrir mis llagas sin menor recelo y terminar
hoy por la noche con la sensación de que tal vez mañana  me sentiré mejor y día
en día reponerme y volver a creer en ti.
Amén



Sin título

De tu cabeza cuelgan estrellas que atadas llevan flores de colores, subo las
escaleras de caracol que inician en tu nariz, la cual me lleva al ático donde
guardas imágenes poliformes, dragones y estelas que cuentan historias de tierras
lejanas quizá olvidadas.
A mi espalda cuelga el reloj del abuelo que cuando pienso en él solo veo la
imagen de un viejo reloj. Las paredes están tapizadas de caracoles con los que
adivinas el futuro mientras comes hongos y escribes frases amorosas, paso por el ras de tu boca donde solo puedo entrar cuando bajo la guardia cuando el viento
alborota mi cabello y en cada rulo se van colgando los personajes de tus cuentos
de quienes me enamoro cada noche y a quienes atrapas en tu polaroid. Y así
cada día te pones el traje de alguno de ellos y me sales a buscar y me invitas un
café y me dices que tienes una escalera de caracol que te lleva al ático donde

puedes ver a un señor con cabeza de reloj.


®Muzy Eguiza. 

lunes, 9 de marzo de 2015

Lunes 16 de Marzo en Palabras Urgentes: Muzy Eguiza

presenta este Lunes 16 de Marzo de 2015


en vivo a las 17:30 horas por



estará con nosotros la poeta

Muzy Eguiza





que nos presenta su libro

IRIS

Me bebo a veces, solo a veces
de vez en cuando me pongo en
agua tibia y me bebo.


Además de nuestras secciones de siempre:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes
Las escritoras y escritores tienen la palabra.

Una producción de Código CDMX.