lunes, 25 de julio de 2016

Lunes 1 de Agosto en Palabras Urgentes: Rando

presenta 

Lunes 1de Agosto 
en vivo a las 17:30 horas por

Estará con nosotros el poeta

Rando

de Editorial Circo Literario


"Tu vulva hablaba y cuestionaba a mi pene 
porque mi lengua en ese momento 
te escribía sonetos en la espalda..."

Además de nuestras secciones:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes
Las escritoras y escritores tienen la palabra.

miércoles, 20 de julio de 2016

Lunes 25 de Agosto en Palabras Urgentes: Dolores Castro.

presenta 

Lunes 25 de Julio
en vivo a las 17:30 horas por

Estará con nosotros la poeta

Dolores Castro


presentando su más reciente poemario
Sombra Domesticada
bajo el sello de Parentalia



"Corre el agua que huye
yo le entrego mi sueño, mi ensueño
mi despertar..." 
Además de nuestras secciones:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes
Las escritoras y escritores tienen la palabra.

lunes, 18 de julio de 2016

Mimi Kitamura presenta en "Cada quien su boca" de Palabras Urgentes (18 Julio 2016)

MIMI KITAMURA

I

¡Miradme!
Miradme con esa compasión que me amputa el alma
y me recuerda que soy mujer
víctima y victimaria
¡Juzgadme!
¡Juzgadme!
por ser puta y mezquina
y porque mi único pecado
sea portar la exquisitez de una vagina
¡Violadme!
¡Matadme!
Y que la cúpula de tus iglesias
se eleve y fortalezca
con nuestra materia descompuesta

Porque somos muertas
muertas sin rostros
muertas de olvido
muertas por haber nacido en pútridos cuerpos femeninos

Pero yo os digo
con la esperanza atada a mi costado

¡Bienaventuradas las muertas!
porque hemos de danzar no estáticas
fuera de toda materia
en la poética alternativa de mente abyecta

¡Bienaventuradas las torturadas!
porque hemos de nacer musas
incandescentes en el olvido
volviendo al verbo el asesino
del abuso que mantiene al sexo cautivo

¡Bienaventuradas las descuartizadas!
porque fuera de este mundo
somos alma y no concepto
no político panfleto
ni el ansia de fama de un rapero inepto

¡Bienaventuradas mis muertas!
¡Bienaventuradas las desahuciadas!
porque nosotras
llenas de estigmas
llenas de tu esperma porquería
andamos de Camelias vestidas hacia la utopía
siendo Ofelias sumergidas sobre el lirio
que decora la armonía de nuestros ritmos

¡Bienaventuradas mis mujeres!
¡Bienaventuradas!
Porque nosotras
las muertas
las que sí tenemos rostros
vagamos distantes en la metafísica de la androginia
Y danzamos infames
Y libres
Y hermosas
Siendo sueños en la nada
alteraciones de mentes fálicas
ficciones nunca amordazadas
ficciones nunca olvidadas
ficciones nunca con tu indiferencia silenciadas.



  

II

A la mitad del mundo me he paralizado con la mente ciega
pues posados mis pies sobre frías sombras tersas
he dejado de sentir a las auroras en la libertad etérea
y desde mi nunca virgen vientre
rugen a versos las bestias más seductoras
no las que gimen con entonación de niña hermosa
sino las que ruegan postradas bajo tus cruces rosas

Cayendo de acantilados
bordados en mi costado
de cuerda en cuerda saltando
cual invidente loca danzando
canto al desprecio
metamorfoseada en silencio
pidiéndole al cielo
me deje ensoñar un minuto más en tu infierno

Y mis labios más que secos
pronunciando aún inciertos
amplios mares de veneno
para dar descanso eterno
a quienes prueben de mi sexo

El vacío comienza siendo eterno
más culmina en la ficción amor-destello
no supongas que en mis besos te he ofrecido ya el destierro
aún somos sólo un par de muertos
destrozándonos en celo

Destrozados ya los sueños
suplicante el alma ahoga tus recuerdos
para ser el caos del cielo
y seguir enloqueciendo
y escapar del frío averno

Crucificados mis pecados
ahora el tiempo me resulta escaso
siglo a siglo el sacrificio ha sido en vano
tu sangre hierve
el mundo muere
y el mal sigue reinando en lo nublado de nuestros párpados inermes

Amor nunca me orilló a no perderme
sigo arrodillada en el primer círculo
anhelándote muerte
sintiéndote incluso desnuda en los más bellos atardeceres
arrebatando al hombre placeres
y sardónicos gritos a las que nos nombramos mujeres

Te hemos sentido en el rostro agreste
Muerte
Y para hacer menos dolorosa nuestra suerte
hemos fingido apuntando con el labio a lo celeste
más cuando las pupilas crecen
sílaba a sílaba
el mundo desaparece
y ya no es el verbo suficiente
para reconfigurar al axis mundi del presente
y ya no es el verbo suficiente
para despojarnos de esta podredumbre
que en la carne enardece
y ya no es el verbo suficiente
para disfrazar a esta penumbra
que entre mares muerde
y ya no es el verbo suficiente
para enclaustrarte alma en la esperanza
que al estigma desvanece

Aún te recito incomprendida eterna Ave María
la fe no ha sido escrita
para ser por ti Poesía poseída
aún en la mística hemos creado sólo un montón de metáforas vacías
el Hombre aún duerme y la masacre sigue viva.





III

Cuando decidas arrancarme tu mirada
procura que el filo de la daga
perfore sabiamente cada una de mis arterias genitales
para que no me viole el pensamiento
con la silueta más aguda de tu ausencia
y muera mi esencia completa
desgarrada cual suspiro
en lo nublado de nuestros espejismos

Procura el corte perfecto
Procura mirar al cielo
y convertirlo en rayo y trueno
por si vuelve sofocado mi esqueleto
muera ahora calcinado entre tu sexo

Cuando decidas ahuyentarme de tu infierno
procura que mi sangre se fermente bien en el olvido
y sean mis pasos carcomidos por los siglos
para que no gima mi ardor afligido en este presente de exilio
y mueran en llanto estas mis neuronas
que en son de amante hoy te he ofrecido

Procura no ahogarme en el ritmo
ni darme en aureolas delirios
procura no hablarme de libros
o correrás el peligro de verme resucitar
en mi verso tres veces caído
en mi verso caído
correrás el peligro
y me arrodillaré con mi canto cual lirio
con el dolor en mi centro y un cuervo hilarante en mi seno
evocando plegarias a tu silencio

Para no hacer tan onírico este destierro
bastará decir que aún te quiero
con mis ojos bien cegados por mi paganismo incierto
bastará decir que te quiero
por volver fantástico a este universo pérfido
y por robarme con caricias el dolor de lo imperfecto
bastará decir que te quiero
que aúllo en cada luna porque tu corazón no sea desierto
ni mar de esqueletos
ni el punzante desperdicio del fulgor perpetuo
más si es escaso mi recuerdo
procura desengañarme de espaldas y con la pupila en el suelo
por si me quema este rechazo eterno
que confundo con el padecimiento del humano enfermo
el humano que detesto por ser escoria
e intermitente sufrimiento
No me reprendas si vuelvo
Nos ha castigado el cielo
Divagamos con la palabra en los dedos
Con la tragedia en el hígado muerto
Con la comedia satirizando la descomposición de los fluidos maternos
Y con el melodrama bien clavado con sus celos en la poética de nuestro sexo

No me reprendas si vuelvo
Seguimos estando muertos
Rodeados de cirios
De cadáveres
De niños afligidos
De suicidios
De desaparecidos
el silencio nos ha carcomido
Y esa fe de amantes
Se confunde con el ruido
Procura no amar al vacío
Morderá el odio del mundo célula a célula tus sentidos
Y habrás perdido
Procura sublimarte
Procura no olvidarme
Seguimos muertos
Más resonarán los latidos si implacable e irreverente te quedas conmigo



®Mimi Kitamura

Escucha el programa completo en el siguiente link:

http://www.codigoradio.cultura.cdmx.gob.mx/index.php/palabras-urgentes/22586-mimi-kitamura

miércoles, 13 de julio de 2016

Lunes 18 de Julio en Palabras Urgentes: Mimi Kitamura

presenta 

Lunes 18 de Julio
en vivo a las 17:30 horas por

Estará con nosotros la poeta

Mimi Kitamura


de Editorial Circo Literario


"Crucificados mis pecados
ahora el tiempo me resulta escaso
siglo a siglo el sacrificio ha sido en vano
tu sangre hierve
el mundo muere
y el mal sigue reinando en lo nublado de nuestros párpados inermes..." 
Además de nuestras secciones:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes
Las escritoras y escritores tienen la palabra.

lunes, 11 de julio de 2016

Jesús de la Peña presenta en "Cada quien su boca" de Palabras Urgentes (11 de julio 2016)

JESÚS DE LA PEÑA


La niña oscura

Ella se mastica las ventanas
mientras un cráneo le lame las piernas,
vive con lo acantilado del suicidio
en la mano,
la más vieja niña del circo
tiene esperanza de tigre
tras sus ojos de jaula.

Ella no es otra sino yo
hombre de tijeras en lugar de tráquea
cuento enlodado de sombras
yo me preocupo por sus huesos
ella en la noche se masturba
y emprende vuelo,
no se preocupa por nada.

Ella (yo) mujer fundida de ramas
no da fruto
estamos como infierno,
ella deambula en las calles que corazonan
la maldad de los espejos,
camina con la falda corta esperando
que un milagro la mire con morbo
le chupe los senos
le escupa esperanza.

Yo, con la voz grave dibujo pentagramas
(no) para que los toque el diablo,
le prometo que acabaremos pronto
con este reinado de tumbas y hermanas que sufren
pero ella me ha perdido la fe,
grita dentro de mis ojos y descuartiza ángeles
que de su sangre transparente ensucian mi rostro.

Ella soy yo, hembra de demonios,
niña sola en el abismo de mi cuerpo
hace poco creímos que una mujer espiral de selva
nos curaría los panteones,
somos tontos equivocados de siglos
nos arrancó el sentimiento
como se arrancan los ojos del espía
aún en el humo de la nada se dibujó
un meteoro  que en su impacto
dejó caer el sueño y todos los sueños
en una pirueta tan luminosa
que apagó el rastro de las lluvias
regresando al pasto seco su condición de fantasma.

La niña llora en mi cuerpo
su llanto me duele mil sepelios,
le tejo un vestido con mis ganas de ser otro
ella cruje de melancolía
a veces por el miedo reza
retumba,
y entonces cuartea
las paredes de mi tiempo.

Somos un solo ente
niña sucia de penas
rota se sombras,
eterna por lo grave
alacrán en la memoria
hija del diablo.

Niña oscura,
Deshebra la vida
con tus uñas de universo
planta en tierra fértil
tu pequeña calavera,
que si este paso oscuro
es nuestro barco
vayamos girando,
el timón al horizonte.



Ríos Subterráneos
Tartamudo de suelo repaso los días como página en blanco
y no consigo mancharla con algo más que ceniza
de lo que fueran mis labios en el brillo 
o la podredumbre del verbo que péndula en mi lengua.
Soy la materia que escupe un pájaro parido por la nada
no sé quién, de mala forma, me otorgó la mentira del fuego
si en mi nada nada arde
si en mi nada nada quema.
No importa que estos versos no sepan defenderse
esta padecería de espejo viene de dentro
de donde las raíces lloran el origen 
en el centro de un ojo que no habitó la calma.
Cómo podría ya avergonzarme 
de donde yo solo he llegado
de donde yo solo he nacido.
No hay pista del secreto de la puerta
no hay salida para este luto de luciérnaga sin lámpara
y escribo ya no por poesía
era cierto que no soy un poeta
soy un pedazo de algo crudo
sin sal ni dulce, crudo,
como la confesión de un asesino
arrepentido de la luz del mundo.
Dicen los poetas que la voz de mi generación 
se incendia
¿y qué pasa con los paridos por el hielo
con los dueños de la sombra
los hermanos del cuchillo?
No estamos en los libros
somos ríos subterráneos 
no existimos.
Un país hecho mujer cincela su palabra
y nunca una bala me dolió tanto
no es la locura el conflicto del hombre
es lo animal del demonio en mis ojos
nuestros ojos.
Es necesario dar cuenta, de alguna forma,
que alguien renunció 
a la condición humana de todo el continente
siglos antes de que yo naciera.
Ahora las voces de mis voces 
me preguntan por las jaulas
y respondo que son un lugar seguro
territorio de románticos en ruina
raíces artificiales sin fruto
ni siquiera árbol.
¿qué si las conozco?
Claro,
lo suficiente para hacerme estado líquido
y escurrirme por las rejas
sin siquiera mirar de reojo 
para no tentar al vicio.
Llego al subsuelo de mi forma
con el estómago de mi corazón vacío,
peleo a muerte su alimento 
que no es más que un motivo de cerámica
que siempre rompo.
La molécula de mi verbo se hace pesada,
me refugio en el propio pensamiento
y desplomo en capullo de sábanas
rogando una cuerda para ahorcar el suplicio
que me crece de los huesos.
Desemboco en un racimo de orquestas
que confunden mi cabeza
escarabajo.

Al final me quedo fluyendo
siempre solo, solo, solo
entre mis oscuras rocas
igual que los ríos subterráneos 
en los que se sumergen 
las plegarias del mundo.


LOS TRISTES

Quién demonios nos cosió la tristeza en la lengua,
por qué no podemos hablar de trenes
sin imaginar una señorita partiendo,
desdibujándose en las vías para no volver.

Por qué nos duelen los héroes cansados,
las guerrilleras caídas,
los corazones de trapo.
Por qué nos duele el vuelo de las golondrinas
cuando despegan del tejado hacia ciudades violentas.

¿Acaso vale la pena ser triste?
hacerse escarabajo y husmear en la memoria,
incluso en la memoria podrida,
en nuestro niño quebrado,
en dolorosos desechos
donde palpita la sonrisa
de fracasadas esperanzas.

Los tristes somos flora del desierto,
cactáceas solitarias,
traemos alfileres en los ojos
respiramos a través de las espinas.
Tenemos sed eterna,
florecemos con el diluvio femenino.

Hay quienes afirman que los tristes vuelan,
y es verdad porque ayer vi un niño triste
fugarse al cielo,
ascendió para alcanzar las nubes de azúcar
y saciar su hambre.
Los tristes cargamos verdades pesadas,
muy pesadas,
lo ven, ya estamos llorando.

Se ha intentado extinguir a los tristes,
incluso se nos ha prohibido la entrada
a lugares donde conviene fingir risa,
se nos ha prohibido navegar,
a menos que tengamos puesta una máscara
de hipócritas cerdos contentos.

Soledad es el agua con la que nos bautizaron,
somos condenados a extraviar amores eternos,
a que nos amen señoritas y después nos odien tanto
que el agua de los ríos se vuelve en contra nuestra
y no dejamos de extrañar
a quien quisiera vernos
con un puñal atravesado en nuestra boca.

Así somos los tristes,
un poco absurdos,
un poco graves,
animales de tierra,
animales de agua,
también volamos.

Y a veces,
sólo a veces,
reímos como locos
cuando el ave pasa,
cuando llueve suave,
cuando nadie muere.

Los tristes cargamos verdades pesadas,
muy pesadas,
lo ven, ya estamos llorando.


® Jesús de la Peña.