jueves, 14 de diciembre de 2017

Lunes 18 de Diciembre en Palabras Urgentes: Yuri Zambrano

Lunes  18 de Diciembre  2017
5:30 PM EN VIVO 
presenta
EN VIVO por
www.codigoradio.cultura.df.gob.mx

nos acompaña el escritor
Yuri Zambrano



presentando su más reciente novela: 


Además de nuestras secciones:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes



Las escritoras y escritores tienen la palabra.

http://www.codigoradio.cultura.df.gob.mx/index.php/palabras-urgentes

martes, 5 de diciembre de 2017

Lunes 11 de Diciembre en Palabras Urgentes: Ximbo, acústico en vivo.

Lunes  11 de Diciembre  2017
5:30 PM EN VIVO 
presenta
EN VIVO por
www.codigoradio.cultura.df.gob.mx

nos acompaña el poeta
Ximbo 





Además de nuestras secciones:

Cada quien su boca
Notas Imprescindibles
Escritorpedia

Conduce: Andrés Castuera-MIcher
Palabras Urgentes



Las escritoras y escritores tienen la palabra.

http://www.codigoradio.cultura.df.gob.mx/index.php/palabras-urgentes

lunes, 4 de diciembre de 2017

Canuto Roldán presenta en "Cada quien su boca" de Palabras Urgentes (4 diciembre 2017)



CANUITO ROLDÁN


SEÑOR,

Es la hora.
Toma mi máscara,
toma mi cuerpo.
Adéntrate en mí,
que la tierra se convierte en carne
y la carne florida escarnece.

Sola he estado para ti.
Toma esta llaga honda que da vida a nuestras lenguas,
toma cada cuenco y bebe.
Señor,
herida estoy de ti.
Mis cauces se vuelven nacederos
de tu leche patriarcal.
Piérdete en mis pliegues.
Yo soy carne de tu carne,
Señor,
no me des tregua.
Destellan en mi frente
dos huesos puntiagudos
para defenderme
del oleaje que me embiste
en tu deseo.

No me das tregua.
Me ahogan
el rayo, el trueno.
Soy también carne de tu carne,
quejumbre y canto de tu verbo.

Señor,
no sabes lo que haces
pero intuyes bien
que nada importa más
sino abrazar tu fuerza trepidante con la mía
y hacerlas florecer en mi garganta,
darles textura en mi voz, 
bramante arrogancia,
hombruno pajarear enternecido,
palpitar crepúsculo de tus cañadas.

Bienvenido,
Señor,
hemos recibido el reventar
de tus liquidantes ganas
de inundarlo todo.
Pero no me ahogo,
mis piernas brincan entre tus humedades.
Ahora no te doy tregua yo.
Patada de mula, canino, ágil, hambriento
te hago desfallecer.
Mi boca quiere más y más probarte
los nombres que mi lengua quiera,
serpiente, audaz, lingual y lupanar,
sismo de las enredaderas entre tus cavidades,
Tierno galopar entre tus labios.
Señor,
me anonadan tus dedos
la profundidad de los escombros
que de nuevo me cimientas
entre gritos y ayes.

Chíngame más,
susurras,
pero no puedes.
Estás bien ojeroso
y no te aflojo el freno.



INFIEL,

He aquí
quien te extraña,
quien comió de ti
flor de tierra negra,
salvaje selva de narcóticas entrañas.

Quien vio tu mano
poblarse de mi pubis
y se entregó a nuestra hambre
sin pensarlo
porque el hambre no se piensa
ni se acaba
y el placer arrebatado
es lo único que siembra.

He aquí
este aliento que arde y no se calla,
que te busca de noche en las esquinas 
hasta encontrarte en mi boca
con una explosión de labios y de lenguas
que hiera la mirada del peatón
y vuelva rehén a la buena consciencia.

He aquí
que imagino blanco polvo
escurriendo de tu glande sexo.
Mis quijadas trabadas
por la angustia.
He aquí
que saliva mi hambre
en las frases de tu piel,
en los pliegues de tus ingles
hacen rimas estos versos
arrítmicos cuando ella los procura
desahuciada porque intuye bien
que otra…
lengua
le ha cambiado el ritmo
a su montura
y, sin embargo,
para ella y para mí
tu cuerpo es una voz que llama
y no se apaga.

He aquí,
que la espina erguida de mi lengua
echa raíz en tus suspiros.

Para mantener
la inundación en casa
heme aquí,
sentado sobre tu pubis,
repitiendo tu nombre
para que ya no salgas de mí
y el deseo que una vez
erró el camino a casa
para encontrarse pleno y fugaz
vuelve a errar.
Pero y si no vuelves, digo,
porque el deseo vuelto hogar, familia,
escuece tus ganas de gozar la desnuda vista
de nuestras carnes en las regaderas
cuando tu hijo se va a jugar.

Y si  no vuelves
porque en tus labios
su nombre ya no suena igual
y ves metáforas muertas
de un idioma silenciado
por doquier
y la palabra noche
y la palabra esquina
se vuelven sinónimos
de nuestras lenguas
y entonces pierdes el habla
porque su nombre y el mío
son antónimos
y van junto con pegado
como el policía a su macana
cuando nos encuentran en una esquina
entre Reforma y Florencia.

Pero si no vuelves,
digo,
dilata estas palabras con tu lengua
hasta que el grito se nos vuelva rezo,
y entonces te puedan perdonar.


UNES

Uno viene a dar a estas líneas
para escuchar pedazos de mujer
en la garganta,
en apellidos.
Pero una
no se oye,
una se ve nítida
aunque fugaz
como palabra escrita y olvidada.

Así, una busca pronunciarse
para encontrar los pedazos de hombre que la habitan
y entonces la pregunta voraz
como los sexos dilatados
se yergue,
se ahonda,
anida,
y una es uno
en cada línea.



VENIDAS Y LLEGADAS
Vengo a morir junto a ti
los huecos de la noche,
donde se requiebran
y se esconden
tus manos en mis piernas
y te llevas todas las palabras.

Vengo a morir junto a ti
la noche de palabras,
donde se muestran
y se pierden
mis labios en tu lengua
y me quedas solo tú.

Vengo a morir junto a ti, 
como un desierto onduleante
adentrándose en tus ojos.

Vengo a verte,
a perder
todo lo que mi nombre ha sido
estos días de naufragio
noctambulante
en tu boca.

Vengo hasta ti
como una herida de lengua,
como una visión inaudita
que no sabe
cómo llamarse.

Llegas a mí
hiriente y malsonante en cada poro.

Llegas a mí
lengua bífida,
palabra disfrazada,
puñal a mis espaldas
doblando la patita en cada frase.

Llegas a mí
como una quejumbre imperativa,
un maldecir constante
desde el deseado ardor.

Llegas a mí
como un dictado abusivo,
silencioso,
maremoto que por fin llega a la costa.

Porque eres la forma de entonar mi voz
y la tesitura de mi nombre
vengo hasta ti
con un ritual de labios,
con la vigilia de mis poros
porque un día cualquiera
nos van a sepultar.

®Edwin Roldán.